La Marea Larga

En su trabajo, Sutherland se hizo más y más consciente de un nivel formativo de Respiración Primaria. Percibió un fenómeno de marea estable dentro y alrededor del sistema humano. Con el tiempo, se dio cuenta de que estos movimientos de marea eran expresiones directas de la intención creativa del Aliento de Vida.

Llamó a este nivel de Respiración Primaria “La Marea”.

Becker lo llamó  “Marea Larga” para diferenciarla de otros movimientos de marea y este es el término que se usa comúnmente en este campo.

 

La Marea Larga es:

  • La raíz de lo que Sutherland llama respiración primaria.
  • Una percepción clave en un enfoque biodinámico.
  • Una expresión directa de la intención creadora del Aliento de Vida.
  • La expresión más formativa de la respiración primaria.
  • La Marea Larga parece surgir de «la nada», se manifiesta como un gran viento que surge dentro de un vasto campo de acción y se irradia a través de todo.

 

La Marea Larga genera un ordenamiento local de campos que:

  • Media en el desarrollo embrionario
  • Enciende una potencia ordenadora en los fluidos del cuerpo.
  • Mantiene la cohesión y el equilibrio durante toda la vida.

La Marea Media

Sutherland describió un proceso dentro del cual las fuerzas de la matriz de ordenamiento se encarnan como un principio organizador y vivificante que él llamó “Potencia”. Llamó a este proceso “Transmutación”, denotando un cambio de estado.

La Transmutación se produce con el fin de transmitir las intenciones creativas y de orden del Aliento de Vida a cada célula y tejido.

En la Transmutación, la potencia se manifiesta directamente como un principio de ordenación y orientación en los fluidos del cuerpo. Sutherland describió que esto ocurre a través de lo que él llamó “Ignición”.

A medida que se produce la transmutación, las fuerzas de la marea larga se manifiestan como un principio encarnado dentro del cuerpo físico. Se genera un ritmo de marea llamado marea media.

 

Marea media:

  • Percepción del movimiento tipo marea a una velocidad de 1-3 ciclos por minuto (generalmente alrededor de 2-2.5 ciclos por minuto).
  • Expresión directa del cambio en el estado de potencia a medida que se desplaza desde la matriz de ordenación a través de su línea media hasta un principio de funcionamiento fisiológico dentro de los fluidos del cuerpo.
  • Se relaciona con la interacción y el intercambio entre la potencia, los fluidos y los tejidos dentro del fluido y el cuerpo físico.
  • Se relaciona con un campo energético detectado dentro de los fluidos y localmente alrededor del cuerpo como una fuerza de conducción y ordenamiento (hasta diez pulgadas del cuerpo).

El Impulso Rítmico Cranéal

Otro ritmo relacionado con la terapia craneosacral se denomina impulso rítmico craneal (IRC). Este término fue luego acortado por algunos practicantes y llamado  “ritmo craneal”.

 

Impulso rítmico craneal:

  • Se manifiesta comúnmente en frecuencias de 8 a 14 ciclos por minuto.
  • Un ritmo condicional que expresa cuestiones de la historia del paciente, incluyendo la activación del sistema nervioso central y  del sistema nervioso autónomo.
  • No es una marea
  • Expresa fuerzas y patrones condicionales no resueltos dentro del sistema.
  • Es altamente variable en su expresión, en comparación con la marea larga, que es totalmente estable, y la marea media, relativamente estable.

 

Es un ritmo superficial generado cuando las potencias de las mareas actúan para centrar las fuerzas de inercia no resueltas del trauma, las toxinas, los patógenos y la experiencia en general. Se genera a medida que la potencia actúa para neutralizar, contener y compensar las fuerzas no resueltas de la experiencia. El CRI es un nivel de percepción dentro del cual los efectos y los efectos, como la resistencia del tejido, la congestión del fluido, la carga emocional y la forma psicológica, se perciben más fácilmente que las fuerzas de marea subyacentes que los ordenan.