El Afecto Umbilical y Los Sentimientos Primarios

El paradigma de la formación del yo de Lake se basa en la interacción entre las necesidades y los sentimientos y en la intensidad de la respuesta de los sentimientos internos a una experiencia relacional cada vez más desafiante. Fue un pionero en proponer el concepto de que el yo se genera en el entorno de los sentimientos y el afecto que se experimentan en el entorno de los cuidadores primarios, y en su comprensión del papel del sistema nervioso autónomo en la respuesta al estrés y la formación de la personalidad. La experiencia del prenato y del bebé en su entorno de contención, y de la sintonía y la respuesta materna a sus necesidades básicas, genera sentimientos particulares que Lake denominó afecto umbilical, un término utilizado originalmente por otro pionero de la psicología pre y perinatal, Francis Mott (Mott, 1964). El afecto tiene un tono de sentimiento subyacente, un empuje-tracción muy básico, en su raíz. Esta cualidad tonal se denomina vedana en la psicología budista. La valencia básica positiva-negativa dada a una experiencia subyace a afectos más formados como el miedo, la frustración, la ira, la alegría, la calidez y la satisfacción.

Lake entiende el afecto umbilical como el flujo de sentimientos desde la vena umbilical que une a la madre y el prenato, y que impacta directamente en la experiencia del prenato. El prenato percibe la afluencia umbilical como una experiencia viva, toma decisiones sobre esa experiencia y toma forma en consecuencia. En un contexto más amplio, el prenacido está rodeado por el estado psico-emocional de la madre como un entorno energético y está constantemente impregnado por la naturaleza de ese campo. Aquí el bebé se experimenta a sí mismo, su mundo, sus necesidades y su vida emocional como algo no separado de la madre. Esto es evidente en el vientre materno, donde existe una conexión directa a través del cordón umbilical, pero también es cierto, según Lake, durante los primeros seis a nueve meses después del nacimiento.

Lake descubrió que la naturaleza y la calidad de la afluencia umbilical y el afecto umbilical que genera, sientan las primeras bases del sistema del yo y de las tendencias relacionales de una persona. El intercambio relacional entre el prenato y la madre en el primer trimestre influye de forma drástica en el posterior sentido del mundo y de los demás en la intimidad del niño. En este período, la vida psico-emocional de la madre impregna literalmente al prenato, y las manifestaciones posteriores como el «color de fondo de la vida adulta» (Lake, 1979). Los patrones de reacción y defensa que el prenato emprende para protegerse del malestar relacional establecen patrones defensivos similares a lo largo de la vida. Lake escribió:

El prenato en el útero, especialmente en los tres primeros meses después de la concepción, es invadido por los estados emocionales de la madre embarazada. La química emocional que circula en su torrente sanguíneo… se transfiere en la placenta a la circulación umbilical y fetal. Si, por ejemplo, ella se siente satisfecha y alegre al responder a los cuidados del marido y los amigos, o llena de odio y amargura por el mal trato que le da el mundo, el bebé también recibe una transfusión de estos sentimientos. Se registran y se recuerdan. Forman la base de una personalidad confiada, o de una persecución catastrófica, una aflicción melancólica y un sentimiento de inutilidad. (Lake, 1979)

Debido a la naturaleza íntima del entorno emocional y energético del útero, el prenato no puede diferenciar los estados de la madre de los suyos propios. Los límites entre el yo y el otro no están claros, y surge la confusión de saber de quién es la experiencia. Esta es una expresión temprana de la identificación primaria, en la que el mundo emocional del niño es tan continuo
con el de la madre que apenas es posible la diferenciación. Lake destacó que esta situación se da desde la concepción hasta los primeros seis o nueve meses después del nacimiento. Durante este tiempo, todo el afecto es umbilical.

Sin embargo, esto no significa que el bebé se pierda en un estado fusionado de narcisismo primario. Hay una clara experiencia de sí mismo y del otro desde el principio; pero el mundo de los sentimientos del prenato y del lactante, y su experiencia de las necesidades básicas, no se separa en absoluto del de la madre y otros cuidadores primarios.

Por ejemplo, si la madre se siente sin apoyo en su embarazo y en la vida en general, el prenato también puede sentirse sin apoyo. Esto puede generar un sistema defensivo que tiene dificultades para experimentar el verdadero apoyo cuando se le ofrece. Del mismo modo, los sentimientos encontrados de la madre sobre su propia vida pueden ser experimentados por el prenato como una ambivalencia hacia la suya. La madre puede sentirse defraudada por su marido, incluso puede temerle o aborrecerle, pero puede sentirse bien por tener un bebé, o viceversa. El prenato asimila todo esto, pero carece de perspectiva, de límites suficientemente claros y de información suficiente para ordenar lo que está experimentando. De este modo, pueden surgir afectos umbilicales como el miedo, la ira, la ansiedad, la depresión, etc., que se unen a la experiencia de la intimidad. A partir de estas y otras observaciones similares, Lake formuló su tesis y una importante contribución al campo, el pequeño experimenta y responde a la ambigüedad relacional desde los inicios de la vida.

Categorías de afecto

Lake clasificó el afecto umbilical como positivo, negativo o fuertemente negativo. La respuesta del feto a la afluencia umbilical materna depende de la intensidad del estrés o la angustia experimentada, de su duración y repetición, de la seguridad percibida y de la sujeción en el campo del útero, de la fase de entrada del ciclo dinámico al que afecta (que se analiza más adelante) y de los recursos institucionales presentes. Todo ello da lugar a un sistema de personalidad con formas particulares de ser y formas y tendencias particulares de estructura endopsíquica.

Lake creía que el afecto fuertemente negativo genera estrategias de personalidad oposicional, desdoblamiento psicoemocional, proyección defensiva y, en el extremo, el estado transmarginalmente estresado de disociación y desconexión. Por ejemplo, si la afluencia umbilical se percibe como negativa o angustiosa, el prenato puede empujar o proyectar esta sensación de malestar a través de la arteria umbilical hacia la madre. Más adelante en la vida, pueden desarrollarse sistemas de personalidad basados en la proyección y la percepción del mal como algo externo. Lake llamó a esto desplazamiento proyectivo. La sensación de inseguridad interiorizada se proyecta hacia fuera y se desplaza, y los otros íntimos pueden ser percibidos como indignos de confianza o peligrosos. De hecho, en el extremo, la propia intimidad puede percibirse como dolorosa, y la necesidad de relación puede negarse. Lake analiza estas estrategias en términos de procesos defensivos psicodinámicos clásicos, citando la ansiedad-depresión, la reacción histérica y la escisión esquizoide como sus primeras raíces.
Los tres niveles de afecto umbilical esbozados por Lake son estos:

Afecto umbilical positivo

Idealmente, el prenato experimenta un flujo de emociones positivas, una consecuencia de la aceptación alegre del embarazo por parte de la madre, similar al concepto rogeriano de un campo de consideración positiva incondicional, congruencia y no juicio. El afecto umbilical es en gran medida positivo y surge como respuesta a la presencia de un campo de contención amoroso, nutritivo y seguro en el que las necesidades básicas están ampliamente satisfechas. El pequeño se siente reconocido, aceptado y acogido. Hay una fuerte sensación de conexión y comunión con el otro. El campo materno proporciona un mantenimiento y un cuidado suficientes, y el prenato experimenta alegría y tranquilidad y una sensación general de bienestar. Dentro de este campo receptivo, el prenato también aprende a sobrellevar los periodos en los que sus necesidades no están totalmente satisfechas, ya que existe la expectativa de que finalmente lo estarán. Con la experiencia del afecto positivo, el útero del espíritu se percibe como digno de confianza, y esto puede establecer el tono para una posterior sensación de bienestar y seguridad tanto en las relaciones íntimas como en el mundo en general.

Afecto umbilical negativo

Las necesidades básicas del prenato/infante no pueden satisfacerse continuamente, ni siquiera en las mejores circunstancias, y parte del entorno relacional se experimentará como insatisfactorio o relacionalmente malo. Esto conduce a la inevitable experiencia de afecto negativo. En el afecto umbilical negativo, el prenato puede percibir algunas de las emociones negativas de la madre, alguna ausencia de amor, preocupación o consideración, o que sus necesidades básicas no están siendo satisfechas, y entonces, como respuesta, experimentará tonos de sentimiento negativos. La percepción de la pérdida del campo de contención empático, junto con los acontecimientos externos traumáticos o impactantes, la toxicidad ambiental, la enfermedad o la debilidad de la madre, y cualquier otro tipo de impacto que saque al pequeño del estado de simplemente ser, generará un afecto umbilical negativo y la experiencia de malestar relacional. Esto, a su vez, prepara el escenario para la escisión y la represión de las autoconstelaciones de rechazo y necesidad que se organizan en torno a las necesidades insatisfechas, los impactos traumáticos y las experiencias relacionales insatisfactorias. Es de esperar que la experiencia del afecto positivo equilibre cualquier ambivalencia experimentada, y que se mantenga una confianza básica en un entorno de contención suficientemente bueno.

El afecto negativo afectará fuertemente al sistema del yo en formación. Por ejemplo, el prenato o el bebé puede percibir, con razón o sin ella, que no se le ve ni se le nota, que su existencia es ignorada o incluso negada por la madre o por otros. En la vida posterior, el niño o el adulto puede anhelar el reconocimiento, la seguridad y la reflexión del otro, pero debido a la herida, puede no recibirlo cuando se le ofrece genuinamente; o el prenato o el bebé puede tener la sensación de no tener importancia y estar marginado. No puede desarrollarse emocionalmente ni sentir el amor. Puede ser más consciente de las necesidades emocionales de la madre que de las suyas propias, y puede sentirse desprotegido por ellas. Como el bienestar del prenato depende del bienestar de la madre, puede sentirse obligado a ayudar a la madre, a aliviar o evitar su dolor de alguna manera. Así se desarrolla lo que Lake llama el terapeuta fetal. Después del nacimiento, los límites del niño pueden ser borrosos, puede sentir que la angustia o las necesidades de la madre son más importantes que las suyas propias, y puede intentar continuamente mejorar el estado de la madre, mientras ignora sus propias necesidades. Así nace el falso yo, el yo que se orienta a las necesidades de los demás, mientras niega las propias.

Alternativamente, el prenato o el lactante pueden interiorizar la angustia o la necesidad insatisfecha de la madre como culpa y autoculpabilidad. «Soy la causa de la angustia de mamá y debo hacer algo al respecto». Más adelante en la vida puede dedicarse a causas, puede colocarse continuamente en el papel de ayudante; sin embargo, desatenderá sus propias necesidades y puede no ser capaz de recibir ayuda de otros.

Afecto umbilical fuertemente negativo

En el afecto umbilical fuertemente negativo, el prenato experimenta una intensa afluencia de emociones y sentimientos maternos negativos, impactos traumáticos, o rechazo o negación materna contundente. Los sentimientos negativos que experimenta la madre impregnarán al prenato y generarán un afecto fuertemente negativo. El afecto fuertemente negativo, a su vez, genera heridas en las que la experiencia de simplemente ser es negada o totalmente abrumada. Esta es la raíz del síndrome de angustia materno-fetal de Lake. Por un lado está el sufrimiento de la madre, su anhelo, ansiedad, miedo, ira, asco, amargura, celos, etc.; por otro, la percepción de todo ello por parte del prenato desde el vientre del espíritu. Como subrayó Winnicott, el prenato o el lactante no puede separar su mundo del de su madre, ya que los estados emocionales de ésta impregnan su experiencia. El prenato no lo percibe como un fracaso externo, sino como un fracaso interno. El prenato se ve impulsado a responder o reaccionar a la infusión de sentimientos angustiosos y afligidos defendiéndose de alguna manera, y así deja de ser simplemente. La sensación de seguridad se pierde, al igual que la confianza básica en el entorno relacional.

Lake escribe: «El «afecto umbilical fuertemente negativo implica la angustia del feto ante la afluencia de la angustia materna» (Lake, 1979). Los patrones de angustia de la madre y del prenato/bebé se fusionan y se produce lo que Lake denomina confusión constreñida. El prenato debe oponerse al influjo de malestar de alguna manera, pero también depende del influjo umbilical para su sustento y supervivencia. Esto intensifica la experiencia de maldad relacional y su represión, y aumenta la tensión dinámica ligada a la estructura endopsíquica resultante.

Lake creía que la afluencia umbilical fuertemente negativa estaba en la raíz de los sentimientos y comportamientos autodestructivos y paradójicos. Escribe:

Esta «transfusión incompatible» de emociones ajenas conduce a una variedad de reacciones en el feto. Puede hacer frente a ella u oponerse totalmente. El modo de oposición varía en función de los factores constitucionales, la intensidad del estrés y su duración, así como de las experiencias previas lo suficientemente graves como para provocar respuestas condicionadas. Si la oposición a la angustia, en nombre de la vida y el crecimiento, es demasiado leve o lejana, el feto puede caer en la paradoja del estrés transmarginal. Abrumado por el pavor y la aflicción, el organismo anhela el olvido y la muerte. (Lake, 1981)

Lake añadió que este comportamiento negador de la vida puede adoptar muchas formas, como interacciones interpersonales autodestructivas, tendencias suicidas o sadomasoquismo, o puede proyectarse como comportamiento antisocial y violencia (Lake, 1979, 1981).

En términos de Lake, la mezcla de experiencias relacionales y ambientales tempranas genera una complejidad de afecto umbilical y una jerarquía de respuesta defensiva en el prenato/infante. Llamó a esto la jerarquía de estrés transmarginal, un modelo para entender la formación de auto-constelaciones y sistemas defensivos del yo. Esto, junto con el concepto de desarrollo de Lake del ciclo dinámico, facilita en gran medida la comprensión de cómo se generan los diferentes sistemas de personalidad.

El espectro primario de la emoción

Emerson describe la gama de afectos y emociones experimentados a través de la afluencia umbilical como el espectro primario de la emoción (seminario de Emerson, 1988). Este espectro se relaciona con la creciente tensión a la que se somete un prenato o un bebé a medida que las necesidades básicas se ven abrumadas o no se satisfacen, se experimenta un afecto umbilical negativo y el vientre del espíritu se percibe como cada vez más indigno de confianza o peligroso. Este espectro va desde un amor profundo y abierto, en el que el bebé puede relajarse totalmente, pasando por estados de ansiedad, ira y miedo, hasta el abyecto abatimiento y el terror. Las respuestas emocionales del pequeño se mueven a través de la gama del espectro a medida que se intensifica el estrés experimentado por las necesidades no satisfechas.

 

AMOR  —————————————————————————————————— TERROR

Ansiedad                        Ira                            Miedo

 

He tenido el privilegio de observar a muchos bebés y a sus familias en mi consulta privada, y me resulta evidente que la orientación natural de un bebé es el amor, la tranquilidad y el confort. Si no se satisfacen sus necesidades básicas, el bebé utilizará primero su sistema nervioso social para buscar contacto y ayuda; es decir, se orientará hacia la madre o el cuidador, emitirá sonidos y movimientos que indiquen necesidad y esperará una respuesta. Si no recibe respuesta, o si la respuesta es inapropiada o incoherente, el bebé puede ponerse ansioso y empezar a cambiar hacia una respuesta de miedo. Los padres pueden notar que el llanto del bebé cambia cuando expresa su ansiedad. Sus movimientos pueden volverse menos coordinados a medida que se produce un cambio en el sistema nervioso social. Si las necesidades siguen sin satisfacerse, el bebé puede pasar a una respuesta predominante del sistema nervioso simpático. El mecanismo de lucha o huida adoptará formas que van desde la ira, los golpes y los empujones, hasta el retraimiento y la evitación. En la respuesta de lucha, su llanto y sus movimientos pueden volverse más agudos y rápidos a medida que aumenta la agitación y la ira. El bebé puede incluso expresar su rabia y oponerse a su madre. En la respuesta de huida, puede apartar la cabeza, retraerse y evitar el contacto. Si sus necesidades básicas siguen sin satisfacerse, el lactante puede pasar por defecto a un estado parasimpático y caer en reacciones de protección como la disociación, la congelación y la inmovilización. Estas respuestas contribuyen a la formación de procesos de apego inseguros.

Algunos bebés entran en estados de shock parasimpático sin ser reconocidos por los profesionales de la salud o los cuidadores. En ese estado, el bebé tiende a dormir mucho, a comer mucho y, en general, a permanecer muy tranquilo. Estos comportamientos pueden confundirse con los de un bebé «bueno», que está contento y en buen contacto con la madre y los cuidadores. La diferencia entre el estado de shock y el contento puede verse en la capacidad de respuesta del bebé hacia la madre, otros cuidadores y el entorno (Perry y Pollard, 1998).

En la edad adulta, una persona puede tener una tendencia a responder por defecto al espectro primario de emociones experimentado en el útero o en la primera infancia. En situaciones de estrés, algunas personas se ponen ansiosas, otras responden con ira u oposición, algunas atacan en una respuesta de lucha, otras huyen, y otras se disocian y se congelan. Sabiendo que estas emociones cargadas no tienen nada que ver con la experiencia actual, ser capaz de mantener estas emociones en la conciencia sin convertirse en ellas es el primer paso para su resolución.

 

Fuente: Franklyn Siils – Being and Becoming (2009), Cap 9.

Traducido al Español por la escuela Meet The Tide

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario